martes 21 de septiembre de 2021 - Edición Nº1328
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 22 jul 2021

No es No

Día Mundial de la lucha Contra la Megaminería: los pueblos siguen resistiendo

En Argentina y en todo el mundo las asambleas se alzan contra el extractivismo y en defensa del agua.


El 22 de julio del 2009 es el día Mundial de la Lucha contra la Megaminería a raíz de una iniciativa ciudadana impulsada por activistas mexicanos y canadienses luego de obtener algunos triunfos jurídicos contra la minera San Xavier que pretendía desarrollar un emprendimiento en San Luis de Potosí y en el Cerro San Pedro. Desde hace un tiempo, en Argentina, se han desarrollado procesos de lucha muy importantes contra este tipo de actividad debido a las consecuencias ambientales, sociales y económicas que genera. En los territorios las asambleas vuelven a decir: NO es NO.

Con motivo de esta fecha, el próximo domingo el FOL participará de una actividad convocada por la Asamblea en Defensa del Territorio de Puerto Madryn, que contará con la participación de las asambleas socioambientales de Esquel, la Comarca Andina, Dolavon, Gaiman, Rawson, Trelew, Pirámides, Gan Gan y YalaLaubat, entre otras. En los últimos años la provincia de Chubut ha sido protagonista de la lucha contra diferentes empresas multinacionales que han intentado instalarse primero en la cordillera con un proyecto en la ciudad de Esquel y recientemente impulsan la modificación de las leyes que restringen la actividad, con el objetivo de desplegar un emprendimiento en la zona de la meseta.

En el último año las constantes movilizaciones en toda la provincia lograron frenar el proyecto del gobernador Mariano Arcioni que apunta a beneficiar a las megamineras otorgándoles zonas de sacrificio en las cuales pueden desarrollar sus proyectos. Una de esas zonas es la meseta patagónica que cuenta con una de las reservas de plata más grandes del mundo.

Pero el pueblo chubutense tiene una larga historia de resistencia contra este tipo de emprendimientos. La primera vez que se logró frenar el avance de la minería a cielo abierto fue en el año 2003 en la ciudad de Esquel, donde la empresa Meridian Gold quería extraer oro y plata de un yacimiento ubicado a 13 km de la ciudad.

En aquella oportunidad la empresa en complicidad con el gobierno municipal y provincial había intentado instalar un discurso de progreso para toda la comunidad, ocultando el desastre ambiental que provoca la megaminería. Fue gracias a la resistencia organizada desde las asambleas que se logró dar a conocer las enormes consecuencias que acarrea este tipo de actividad y se frenó el desarrollo del emprendimiento. Ese triunfo sirvió como impulso y ejemplo para otras luchas en Catamarca, San Juan, La Rioja y Mendoza.

En estos 18 años de resistencia las asambleas han presentado dos proyectos por iniciativa popular para prohibir la megaminería en toda la provincia, pero los mismos han sido traicionados y desoídos por la legislatura. Por eso uno de los reclamos fuertes sigue siendo el tratamiento y la inmediata aprobación de la iniciativa popular que cuenta con un amplio consenso a nivel social.  

Uno de los emblemas del Movimiento del NO a la Mina es la defensa del agua, ya que la explotación megaminera a cielo abierto utiliza miles y miles de litros de agua potable en lugares en donde la misma escasea para el uso cotidiano de su población. Además la contaminación con sustancias químicas como el cianuro termina generando un daño irreversible para el medio ambiente. Por eso, las comunidades no están dispuestas a negociar la entrega de los bienes naturales y vuelven a afirmar con fuerza que NO es NO.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS