sábado 12 de junio de 2021 - Edición Nº1227
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 8 feb 2021

Bolsón, Río Negro

Ni accidente, ni desastre natural: todo incendio es político

El fuego avanza descontrolado sobre los bosques de la localidad patagónica, mientras tanto, el gobierno se encarga de desprestigiar los gestos solidarios del pueblo.


Hace dos semanas que el fuego arde en los bosques de Bolsón y aunque las y los brigadistas trabajan sin descanso, la desidia y el vaciamiento del Estado se ponen de manifiesto de la forma más descarnada. Mientras tanto el pueblo se organiza para llevar donaciones, armar viandas, y difundir lo que está sucediendo, pero a cambio recibe el desprestigio y boicot de los organismos oficiales y funcionarios.

“La infraestructura del Estado no está en condiciones de brindar atención a la magnitud de este incendió que ya quemó 10 hectáreas” dijo Victoria del Frente de Organizaciones en Lucha, quien además agregó que se intentó tapar la gravedad de lo que estaba ocurriendo para no perjudicar la temporada turística. La misma política se utilizó para abordar la situación sanitaria generando el colapso de los hospitales y la rápida propagación del virus.

“Todo incendio es político” afirmo Victoria, y lo atribuyó a que estas problemáticas no son casos aislados sino que los focos que se desatan cada año tienen que ver con la especulación inmobiliaria que fomenta la venta ilegal de terrenos por parte de empresas como Laderas S.A del empresario Joe Lewis. “el gobierno tiende a buscar culpables para castigarlos, pero no ayuda a las familias que están en riesgo. (…) Esto tiene que ser un mensaje político para el Estado, necesitamos leyes para proteger los bosques, que les paguen bien a los brigadistas y que tengan mejores recursos” afirmó.

El año pasado las y los trabajadores del Servicio de Prevención y Lucha Contra Incendios Forestales (SPLIF) de la provincia de Río Negro, denunciaron en diversas oportunidades el desmantelamiento que sufría el organismo y las pésimas condiciones laborales en las que trabajan. En septiembre del 2020 declaraban que el SPLIF de Bolsón tiene 78 personas trabajando, dos camionetas y cuatro camiones, mientras que el de Bariloche se encuentra aún más vaciado.  

La mayoría de los incendios, desde los que ocurren en la Patagonia hasta las miles de hectáreas arrasadas por el fuego en Córdoba y en el Delta del Paraná durante el 2020, como así también la enorme pérdida de kilómetros de la Amazonía bajo las llamas en 2019, forman parte de un mismo hilo conductor que tiene que ver con la forma de producción y consumo capitalista.

Mientras se continúe mirando a la naturaleza como un recurso a ser extraído y explotado de manera indiscriminada para aumentar las ganancias de un puñado de empresarios, todos los años arderán cientos de bosques, humedales y campos, con el silencio y la inacción cómplice del Estado. En el sur de Argentina tal vez esas tierras no sean buscadas para el pastoreo, la cría de animales o la plantación de soja como en las zonas pampeanas, pero si cotizan para emprendimientos turísticos e inmobiliarios, para el uso exclusivo de sectores adinerados, o para emprendimientos mineros, entre otras actividades.

Frente a esto las y los bolsonenses se organizan, tejen redes solidarias y enfrentan la campaña de desprestigio de distintos funcionarios. “Todo lo que estamos haciendo se destina a las familias de los barrios que han pedido ayuda” contó Victoria y agregó que “algunas de mis compañeras hace tres días que están sin dormir”.

Ella junto a sus compañeras decidieron cerrar temporalmente el comedor que abastece a muchas familias, para destinar sus esfuerzos a cocinar viandas para quienes están en la primera línea del combate contra el fuego. Además también se han ocupado de juntar donaciones y de difundir el estado de situación.

Son los barrios más humildes los que se encuentran en mayor riesgo porque se ubican en las laderas de las montañas que están siendo comidas por el fuego. Pero no dejan que la angustia y la desesperación las paralice, saben que su rol es fundamental porque ante la falta de respuestas del gobierno, solo les queda la solidaridad y el trabajo colectivo.

 

 

 

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS