lunes 18 de enero de 2021 - Edición Nº1082
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 23 dic 2020

Según el INDEC

La mitad de los salarios formales no llega a cubrir la Canasta Básica Total

En noviembre, el monto para que una familia de cuatro integrantes no sea pobre es de 51.776 pesos.


 

Según las últimas estadísticas del Indec, en noviembre la mitad de la clase trabajadora que tiene empleo formal no llega a cubrir la Canasta Básica Total, que es el parámetro que se utiliza para medir el índice de pobreza. El promedio de lo que recibe cada familia se ubica en un 45.157$, mientras que para costear alimentos, vestimenta, educación, transporte, vivienda y salud se necesitan 51.776$ para un grupo familiar de cuatro integrantes.

Esa misma familia, necesita 21.573$ acceder a la Canasta Básica Alimentaria, que es el índice que se utiliza para medir el nivel de indigencia. Los alimentos subieron un 4,2% de octubre a noviembre, mientras que anualmente fue del 42.9%, es decir una suba muy superior a lo que significaron los incrementos en los salarios y los programas de empleo como Potenciar Trabajo.

Estos números revelan que hoy en día la mayor parte de la población no alcanza a cubrir sus necesidades básicas, y que una gran porción no llega ni siquiera a tener un poder adquisitivo suficiente como para comprar alimentos. A su vez, los sectores más vulnerables ganan 17 veces menos que quienes tienen mayores ingresos.

Esta situación afecta en mayor medida a la juventud y a las mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales y personas no binarias. La discriminación para conseguir trabajos formales, la dificultad para sostener una jornada completa en combinación con las tareas de cuidado, y las diferencias salariales por igual tarea, hacen que estos sectores sean los más golpeados por la crisis y la precarización laboral.

A su vez, el salario Mínimo, Vital y Móvil hoy se encuentra en 20.587$ lo que significa que ni siquiera alcanza para la mitad de la Canasta Básica Total. Esto afecta directamente a quienes trabajan en el programa Potenciar Trabajo que equivale a la mitad del Salario Mínimo, y que por lo tanto se encuentran por debajo del nivel de indigencia.

Pese a la leve reactivación de la economía producto de la apertura de algunos rubros, la situación no alcanza para dar respuesta a la necesidad de muchas personas que con la pandemia perdieron sus trabajos y tampoco pudieron mantener sus changas. A esto se le suma, la finalización del Ingreso Familiar de Emergencia que percibían alrededor de 9 millones de personas y que hoy se quedaron sin cobertura por parte del Estado. Por todo eso, la posibilidad de volver a un confinamiento estricto a raíz del rebrote, genera una gran preocupación.

 

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS