miércoles 02 de diciembre de 2020 - Edición Nº1035
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 10 nov 2020

A 11 años de su creación

La Asignación Universal por Hijo una política que no para de perder

Desde el 2015 el poder adquisitivo de dicho subsidio se redujo en un 18%.


La Asignación Universal por Hijo se creó en el 2009 durante el primer mandato de Cristina Fernández y fue dirigida a familias con hijos/as menores de edad en situación de vulnerabilidad social y económica. Durante el gobierno de Mauricio Macri la AUH perdió un 18% de su poder adquisitivo, y pese a que en los últimos meses recuperó un 5,5%, según el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda, su capacidad para ser una política pública inclusiva está cada vez más en duda.

En sus primeros años, el monto destinado era de 180 pesos por hijo/a, de los cuales tal como sigue siendo hoy en día, se paga una parte mensualmente y se deja un 20% restante que se entrega a fin de año con la presentación de la libreta de escolaridad y vacunación. En aquel entonces, la AUH equivalía a 47 dólares mientras que hoy si se hace el cálculo al dólar oficial equivale a 41 dólares, pero si se toma en cuenta el dólar blue corresponde a 23 dólares.

Esto lo que pone en evidencia es que hasta hace algunos años la AUH podía apuntar a reducir el aumento de la indigencia, es decir el número de niños y niñas que ni siquiera alcanzan la Canasta Básica Alimentaria. En la actualidad con una caída profunda de la economía, con un aumento descomunal de la desocupación, la precarización y la incapacidad para generar nuevos puestos de trabajo, con las devaluaciones constantes y la permanente inflación, se hace imposible pensar que la AUH pueda reducir la pobreza de las millones de infancias a las cuales abarca.

Según el informe de la UNDAV, en sus inicios cubría a 3,2 millones de niños, niñas y adolescentes mientras que en el 2020 ese número se agrandó a 4,2 millones. El mismo estudio, menciona que el promedio de hijos/as en el 2009 era de 1,85 por cada titular y que en la actualidad ese número se contrajo a 1,76. Por lo tanto, el incremento en el número de beneficiarios no tiene que ver con la mirada prejuiciosa y discriminadora que apunta a que las familias tienen más cantidad de hijos/as para cobrar la asignación, sino que está directamente relacionado con el aumento de la pobreza a nuevos sectores.

Este panorama no tendrá perspectivas de mejorar si se sigue priorizando el pago de una deuda fraudulenta al FMI, que solo traerá más ajuste para la clase trabajadora y los sectores populares. Según datos de UNICEF, Argentina culminará este año con un índice de pobreza en la infancia del 63%, es ahí donde está la verdadera deuda, con las y los niños.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS