jueves 29 de octubre de 2020 - Edición Nº1001
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 2 oct 2020

Primer semestre 2020

Cifras alarmantes: la pobreza alcanzó al 40,9% de la población y la indigencia al 10,5%

Según el Indec el ingreso familiar promedio en los hogares pobres fue de 25.759$ y la distancia para alcanzar la Canasta Básica Total fue del 41,2%.


Hace algunos días el Indec dio a conocer los índices de pobreza, indigencia y desocupación del primer semestre del 2020. La crisis económica que se arrastraba en los últimos años se profundizó a raíz de la pandemia del coronavirus y las cifras están llegando a números alarmantes. La pobreza golpea al 40,9% de la población, es decir a 11.680.575 personas, y dentro de ese grupo hay 2.995.878 personas que no llegaron ni siquiera a cubrir la Canasta Básica Alimentaria y que son consideradas indigentes.
Esto significa que el ingreso total de una familia pobre en promedio fue de 25.759$ y según el Indec la brecha que los separa de alcanzar la Canasta Básica Total (que además de alimentos mide otros rubros como indumentaria, transporte y educación) es la más alta de los últimos dos años, con una distancia del 41,2%. Esto quiere decir que no sólo aumentaron los números de pobreza, sino que esas familias están cada vez más lejos de poder satisfacer sus necesidades básicas.
El grupo más afectado sigue siendo la niñez, donde más de la mitad son pobres. Pero en el último tiempo el mayor crecimiento se generó en el segmento de personas de 15 a 29 años donde el 49% son pobres. Mientras que con respecto a las regiones, las más afectadas son el Gran Buenos Aires, Noreste y Noroeste.
A este panorama desolador hay que sumarle que el índice de desocupación también se elevó en el segundo trimestre del 2020, llegando al 13,1% de la población, lo que afecta a 1,4 millones de personas. Según informó el Indec la tasa de desocupación no fue mayor porque menos gente salió a buscar trabajo debido a las restricciones fijadas para la circulación por el coronavirus.
Esta dura realidad es lo que vienen denunciando los movimientos sociales desde el comienzo de la pandemia. Pero lejos de recibir una respuesta favorable a su pedido de aumento de la mercadería para comedores, las escasas entregas que ya recibían sufrieron importantes retrasos a raíz del escándalo de la compra de alimentos con sobreprecios. En la última movilización que realizaron recibieron una misera oferta de un 10% de aumento, la cual rechazaron por ser totalmente insuficiente.
A su vez, el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) también resulta escaso ya que terminan siendo 5 mil pesos por mes debido a que se paga cada dos meses. En lo que va del año se han realizado 3 pagos y el cuarto comenzaría a partir del 8 de octubre. Por su parte aquellas personas que cobran el programa Potenciar Trabajo no han recibido aumento salarial desde el año pasado y su ingreso consta de apenas 8.500 pesos. Los grupos familiares que tienen algún integrante que cobra ese programa no han podido ingresar al IFE y en cambio han recibido 3 pagos de un bono miserable de 3 mil pesos.
La situación desesperante de millones de familias tiene su correlato en las tomas de tierras que vienen aumentando en el último tiempo y sobre la cual el gobierno tampoco ha tenido una respuesta eficaz y activa para arribar a una solución que sea favorable para la gente que no tiene donde vivir. Los movimientos y organizaciones sociales alertan que la situación empeorará en los próximos meses si el gobierno no implementa políticas reales para los sectores más desfavorecidos que hoy se encuentran al borde de la supervivencia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS