martes 29 de septiembre de 2020 - Edición Nº971
Frente de Organizaciones en Lucha » Género » 15 sep 2020

La lucha por tierra para vivir también es una lucha feminista

Distintas organizaciones feministas realizaron una asamblea en la toma de Guernica con el objetivo de abordar la problemática desde una perspectiva de género y a su vez estrechar lazos solidarios.


Organizaciones feministas de distintas tendencias políticas llevaron a cabo una asamblea el sábado pasado en el predio de la recuperación de tierras de Guernica. La incipiente iniciativa proyecta seguir profundizando los lazos solidarios entre mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales y no binaries que están luchando por un pedacito de tierra para vivir y a su vez generar un espacio para abordar y visibilizar las problemáticas comunes que las y les afectan.
De dicha reunión se impulsó la idea de realizar una colecta de insumos esenciales como agua, pañales, artículos de limpieza y de higiene personal, y leche. A su vez, también elaboraron un documento de denuncia que expresa “Durante los últimos años, desde los feminismos, hemos logrado articular distintas experiencias que hacen a la sostenibilidad de nuestros territorios y la precariedad de nuestras vidas. Durante los paros internacionales lxs feministas hemos planteado la importancia de la tierra y la vivienda en la construcción de nuestros proyectos de vida, de nuestras familias, de nuestrxs hijes”.
La feminización de la pobreza no es un concepto teórico, sino que es una realidad que se materializa en sus cuerpos y en sus vidas. Las mujeres y disidencias sexuales son las mayores afectadas por la pobreza y esto se debe a distintas razones: la discriminación; la imposibilidad de mantener una jornada laboral completa que sea compatible con las múltiples tareas del hogar, de crianza y de cuidado que la sociedad patriarcal les impone como rol; y a su vez porque los trabajos feminizados son en su gran mayoría los más precarios.
Esto lleva a que muchas personas dependan de familiares o de sus parejas, por lo que si conviven con un violento es mucho más difícil salir de esa situación. Sumado a esto, las políticas públicas destinadas a combatir la violencia de género son escasas e ineficientes, por lo cual el desamparo lleva a profundizar las condiciones de vulnerabilidad.
Muchas de las mujeres de la toma han llegado escapando de alguna situación de violencia o buscando un espacio para ofrecerles un mejor lugar donde vivir a sus hijos e hijas. Muchas son madres solteras que fueron despedidas o expulsadas de sus alquileres precarios al inicio del aislamiento social obligatorio.
“Detrás de las tomas de tierras –multiplicadas en los últimos meses– hay hambre, abandono, pobreza y violencia, pero también hay fortaleza para buscar alternativas. Por eso defendemos el acceso a la tierra para vivir, producir y criar. Derecho que no puede ser equiparado a la propiedad privada y la especulación inmobiliaria y financiera” dicen en el comunicado.
De esta manera, la asamblea feminista de la toma de Guernica da sus primeros pasos en generar un espacio de intercambio, socialización de experiencias y acompañamiento para todas las mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales y no binaries que se encuentran luchando por tierra para vivir.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS