miércoles 30 de septiembre de 2020 - Edición Nº972
Frente de Organizaciones en Lucha » Género » 29 ago 2020

#ElBolsón

Organizar la rabia, hermanarnos en la lucha

Hoy en El Bolsón, Río Negro, se llevó adelante un silbatazo, marcha y asamblea para visibilizar los múltiples intentos de secuestro, persecución, acoso sexual a adolescentes en la localidad.


Por:
Prensa de Comisión de Géneros

En agosto la difusión de denuncias y relatos por redes sociales de menores de edad pusieron el alerta de la situación de vulnerabilidad que viven las chicas y les chiques en Bolsón. Una semana antes con los primeros casos se realizó una conferencia de prensa y se activaron las redes de trabajo de grupalidades feministas, de Derechos Humanos y organizaciones sociales. Las mismas alertaron que la Comisaria 12 no estaba tomando las denuncias de quienes se animaban a hacerlo, desde otras dependencias publicas no hubo gestos de interés más que la propuesta de aumentar el número de cámaras en los espacios públicos.

La situación de la localidad está estigmatizando las tomas de tierras en el Mirador del Azul y circula un discurso que subestima los relatos y situaciones que denuncian las chichas y les chiques quienes además sostienen que la solución a esto no es aumentar la cantidad de policías: “sabemos que la policía no nos cuida” fue una afirmación repetida por muchas y muches que se animaron a denunciar. Sobre este aspecto se acompaña además a las madres de jóvenes que fueron victimas de tortura, persecución y violencia institucional. La solución entonces es organizar la rabia, intercambios de medidas de autodefensa, alertas en las redes sociales, trabajo colectivo y con consciencia de género.

La convocatoria invitaba a un silbatazo como propuesta de herramienta para ser usada ante situaciones de riesgo, se realizó además una intervención en la Comisaría 12 y al cierre una asamblea abierta en plena calle San Martín en la que se definieron las próximas medidas a tomar, como también se escucharon las voces que relatan el horror pero también promueven la Sororidad. “Me siento hermana de todas las que hoy estamos aquí, si les pasa algo a una de ustedes yo voy a salir a gritar por ustedes” fue una de los emotivos relatos de la jornada. La intervención con cantos frente a la comisaría mostró la fuerza de las chicas y les chiques que hoy deciden organizarse para hacerle frente a la situación.

Ante la desidia del Estado se activan las redes feministas de autocuidado, nos organizamos de forma colectiva para canalizar la rabia y para construir la Sororidad en la calle. Nos nos callamos más. Es en pocas palabras la síntesis de una jornada de lucha.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS