miércoles 03 de junio de 2020 - Edición Nº853
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 18 may 2020

Ante la pandemia

Los motivos por los cuales comienzan a reactivarse los reclamos sociales en la calle

Los sectores populares vienen reclamando mayor presupuesto e intervención por parte del Estado ante la crisis sanitaria, pero las respuestas no son suficientes. Se reactivan las movilizaciones.


Los movimientos sociales reactivaron las manifestaciones a raíz de la escaza respuesta que han recibido por parte del gobierno para abordar la crisis sanitaria en los barrios populares. La semana pasada hubo cortes en la Capital Federal y a nivel nacional, mientras que la protesta en Provincia de Buenos Aires quedó en suspenso ante una reunión pautada con el Ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés “cuervo” Larroque. Pero el panorama no parece haber cambiado en los últimos días y ante el fallecimiento de Ramona (referente de La Poderosa) y el incremento de casos en las villas, se esperan nuevas marchas.

Al comienzo de la emergencia sanitaria los movimientos sociales presentaron un pliego de demandas que constaba de 18 puntos y estaba orientado a atender las problemáticas específicas en los sectores populares. Las condiciones de hacinamiento en las viviendas, la dificultad para acceder a la salud y a otros derechos básicos como el agua, la desocupación, el hambre y la presencia de enfermedades crónicas propias de la pobreza, son realidades conocidas para quienes patean el barrio de forma cotidiana.

Esto les permitió adelantarse a los problemas y fueron las organizaciones las primeras en brindar soluciones a las y los vecinos. “No estaba clara la definición de contactos estrechos, entonces no se sabía a cuánta gente había que aislar. Todos los primeros casos fueron aislados a partir de la autogestión de las organizaciones sociales” expresó Toto, militante del FOL en la villa 31, en una entrevista realizada por Barricada TV. Además agregó “pedimos los testeos focalizados para evitar que se siga propagando el virus, y eso llegó como 3 semanas después con el programa Detectar, que implemento Nación y Ciudad. Si a eso le agregamos la falta de agua es imposible el cuidado”.

A su vez, planteó que para esperar los resultados de los test la gente tiene que esperar hasta la madrugada haciendo fila afuera del hospital y tomando frio. Mientras que también hubo irregularidades con respecto a los egresos de quienes estaban aislados, ya que les deban el alta a los 5 días. “A los que venían de afuera los dejaban 15 días aislados, sin tener síntomas y sin haber dado positivo, entonces no entendemos como a los positivos de las villas los devuelven a sus casas en 5 días” enfatizó Toto.  

Federico, otro militante del FOL Capital, dijo que “en la ciudad más rica, con el barrio que tiene más presupuesto para urbanizarse, que hoy haya sectores que todavía no tienen agua la verdad que es inconcebible, es inhumano. La excusa de que Aysa no conecta al barrio con el resto de la ciudad nos parece un delito”

Mientras tanto, en provincia de Buenos Aires la situación del conurbano bonaerense también es muy grave. Según expresó Nicolás, del FOL La Plata, en la reunión que mantuvieron con Larroque le plantearon “la necesidad de que el gobierno de la provincia pueda comprarle productos a las cooperativas de las organizaciones para que la gente pueda trabajar en los barrios. Mas que no salir de la casa la idea es que no salgan del barrio, y para eso la gente tiene que tener un trabajo y un ingreso que les permita comer, porque los comedores no tienen la capacidad para atajar toda la demanda”.

En ese sentido contó que desde hace tiempo en diferentes puntos del conurbano se vienen desarrollando proyectos productivos que van desde herrerías, huertas, producción de alimentos, talleres de costura y carpintería, que podrían venderle al Estado y de esa manera generar mayores ingresos para las familias que más lo necesitan.

También remarcó el hacinamiento en que viven las familias en los asentamientos y contó que “en Almirante Brown tuvimos un caso en el que vivían más de 10 personas en una casilla, y uno de los infectados no tenía otra posibilidad para aislarse y no había respuestas del municipio para trasladarlo a otro lugar. El único consejo que nos dieron fue que dividamos la casilla con sabanas”.

Nicolás denunció que el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires sufre un vaciamiento continuo y a esto se le suma que las empresas productoras de alimentos no quieren venderle al Estado o lo hacen por precios muy superiores a lo que vende en el mercado, con lo cual se termina retrasando la llegada de mercadería a los comedores, frente a una demanda que se ha triplicado.

En la movilización de la semana pasada, Marianela Navarro, una de las voceras del Fol, explicó “somos militantes sociales que luchamos desde mitad de los 90, vimos pasar todos los gobiernos y lo que sucede es que aumenta la carestía de la vida, la precarización laboral, la mayor expulsión de los derechos sociales y laborales de la mayor parte de la población, entonces nosotros lo vamos a resistir en la calle y pensamos que es legítimo que los trabajadores discutan la distribución de la riqueza en la Argentina”.

En esa misma línea planteo que hay 10 familias del capital nacional como Paolo Roca, Pérez Companc, Bunge y Born entre otros que concentran el grueso de la riqueza y que son quienes deben poner los fondos para superar esta crisis, como así también los capitales extranjeros que han fugado millones de dólares al exterior. “Hoy comer un kilo de carne es un lujo cuando la Argentina es uno de los productores más significativos de ganado, sin embargo muchos trabajadores son privados de la leche y la carne, y es ahí donde se ven las desigualdades” finalizó.

 

 

 

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS