viernes 10 de julio de 2020 - Edición Nº890
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 24 abr 2020

Frente a la pandemia

La comisión Provincial de Residentes emitió un comunicado denunciando la situación crítica del sistema de salud

En el documento exigen la unificación del sistema de salud bajo control estatal, aumento de presupuesto y pase a planta. A su vez pidieron que se hagan los testeos necesarios al personal que tuvo contacto estrecho con casos confirmados.


La expansión del coronavirus está llegando a sus puntos más álgidos en Argentina. Los casos aumentan de manera considerable y uno de los principales sectores que se ve afectado es el personal de salud, que en muchos casos no cuenta con los recursos necesarios para prevenir el contagio. A raíz de esto, la Comisión Provincial de Residentes emitió un comunicado denunciando la situación crítica en la que se encuentra el sistema de salud para afrontar esta crisis.

En dicho documento plantearon que nos encontramos enfrentando la pandemia con el presupuesto de salud más bajo en la historia a nivel provincial y que “en  la  mayoría  de  las  instituciones,  tanto  provinciales  como  municipales,  trabajamos  en condiciones  de  hacinamiento  y  tenemos  faltantes  de  todo  tipo,  tales  como   equipo  de protección personal (EPP), alcohol en gel, medicación para patologías crónicas, elementos de limpieza, etc.”

A su vez, remarcaron la falta de personal en varias áreas, exigieron la apertura de cargos y paritarias, el pase a planta permanente de manera inmediata de todo el personal, y el testeo y seguimiento de profesionales que hayan tenido contacto estrecho con casos confirmados ya que el 14% de los contagiados/as pertenecen al área de salud. A su vez, también pidieron la creación de comités de crisis en cada lugar de trabajo.

Esta situación se da en paralelo a que comienzan a aparecer los primeros contagios en barrios populares del conurbano y también en las villas de la Capital Federal. Los movimientos sociales que trabajan en esas zonas notificaron de manera inmediata a los funcionarios y pidieron que se garanticen las condiciones necesarias para poder llevar adelante el aislamiento, tales como la asistencia alimentaria, una ayuda económica de emergencia, y los testeos focalizados a quienes tuvieron contacto estrecho con las personas contagiadas. Pero las respuestas por parte del Estado son escasas y dejan en evidencia la falta de un protocolo diseñado para actuar en los barrios pobres donde el hacinamiento hace imposible aislarse completamente.

En el mismo sentido, el comunicado de las y los residentes remarcaba la importancia de “fortalecer el primer nivel de atención, construir una articulación intersectorial e interinstitucional para hacerle frente a la pandemia y cuidar al conjunto de la población, ya que existen múltiples organizaciones territoriales que son aliadas en nuestra tarea cotidiana y conocen la realidad de los barrios”.

Otro de los puntos importantes que reclamaron las y los residentes, y que coincide con el reclamo que se viene haciendo desde los movimientos sociales, es el de la unificación del sistema de salud, con centralización estatal de todos los recursos para garantizar un acceso universal.

Hoy en día Argentina cuenta con un sistema de salud fragmentado e ineficaz. Por un lado está el modelo público de acceso universal pero que se encuentra desfinanciado tanto de personal como de recursos, y a su vez colapsado por la gran demanda de pacientes; El modelo de las obras sociales que recibe financiamiento del Estado y del aporte obligatorio de beneficiarios que cuentan con un salario en blanco, por lo cual el acceso es más restringido; Por último el modelo privado, donde cada persona paga de manera individual para ser atendido, lo cual es aún más acotado para la gran parte de la población.

Esto hace que más que un sistema de salud, que debería funcionar de manera unificada y coordinada, lo que existe actualmente es la fragmentación y la heterogeneidad institucional, lo que hace que se desaprovechen los recursos o se los distribuya de manera desigual. De esta manera predomina una visión mercantil de la salud, donde la mejor calidad es brindada a quienes pueden pagar por ella, desdibujándose así la noción de que la salud es un derecho humano fundamental.

En ese sentido, las y los residentes puntualizaron que hay un total de 5.342 establecimientos con capacidad de internación, pero solo 1.553 corresponden al sistema estatal, que concentra la mayor población asistida. “Comprendiendo  a  la  salud  desde un  aspecto  integral,  consideramos  que  el  Estado  debe abordar profundamente todas las problemáticas que se desprenden de esta pandemia, como son  las  condiciones  insuficientes  de  vida,  la  inseguridad   alimentaria,  los  despidos  y suspensiones y la violencia desatada por las fuerzas de seguridad y la violencia machista” afirmaron en el comunicado.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS