domingo 05 de julio de 2020 - Edición Nº885
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 6 abr 2020

Los más ricos del país

Quienes son los que deberían pagar impuestos extraordinarios para afrontar la crisis económica

Empresas relacionadas al petróleo, la industria farmacéutica y de alimentación, el negocio inmobiliario y las comunicaciones son algunos de los rubros donde se desempeñan las y los más ricos.    


Mientras millones de personas caen en la pobreza a raíz de la crisis económica acentuada por el coronavirus, las y los empresarios más poderosos se esfuerzan en ver cómo no perder ganancias. Los reclamos por la implementación de impuestos extraordinarios hacia ese sector vienen desde hace tiempo, pero en este contexto una medida de ese estilo se vuelve indispensable para que la crisis actual no caiga nuevamente sobre las y los más pobres.

Entre los rubros que generan mayores ganancias se encuentra la industria farmacéutica, la producción de alimentos, el petróleo, el negocio inmobiliario y el de telecomunicaciones. Según la revista empresaria Forbes, que todos los años publica su ranking de los más ricos, las 50 familias más ricas acumularon en 2019 el equivalente a lo que Mauricio Macri le pidió prestado al FMI, es decir 58 millones de dólares.

El primer puesto está encabezado por Paolo Rocca con 8 millones de dólares. Este empresario es dueño de Tenaris, Tecpetrol, Ternium y la más conocida Techint, todas se desempeñan en el área del petróleo, el acero y la construcción. En las últimas semanas Rocca intentó despedir a 1450 trabajadores de Techint para no perder ni un solo dólar en el marco de la crisis mundial. El repudio generalizado hizo que el presidente Alberto Fernández saque un decreto por el cual se prohíben los despidos por 60 días, con lo cual las maniobras del empresario más adinerado del país quedaron sin efecto, por ahora.

A lo largo de historia el principal comprador de los productos de Techint fue el Estado, por lo cual los Rocca se acomodaron a los sucesivos gobiernos y entablaron diversos negocios, muchos fuera de la ley. Durante la dictadura militar de 1976 desaparecieron al menos 80 trabajadores de las empresas de la familia Rocca, quienes fueron impulsores del golpe militar y de la política económica llevada adelante por Alfredo Martínez de Hoz.  Los Rocca elaboraban listas negras con los empleados que reclamaban mejores condiciones de trabajo, y los entregaban a los militares, muchos incluso desaparecieron en las puertas de la empresa. A su vez, años más tarde se vieron beneficiados cuando el gobierno dictatorial absorbió gran parte de las deudas que tenían algunas empresas privadas.

El empresario que le sigue en la lista de los más ricos, es Alejandro Pedo Bulgheroni, que amansa una suma de 6200 millones de dólares. Su familia es dueña de Pan American Energy la petrolera más importante después de YPF. Esta familia de empresarios comenzó a enriquecerse con la dictadura de Juan Carlos Onganía en el año 1966 y continuó por ese camino manteniendo siempre buenas relaciones con todos los gobiernos de turno.

El tercero es Gregorio Pérez Companc, con una fortuna de 3000 millones de dólares. Es dueño de empresas productoras de alimentos como Molinos, Lucchetti, Nobleza Gaucha, Matarazzo y Granja del Sol. La suba del precio de los alimentos de enero en comparación con la del mismo mes del 2019 fue del 58,8% según el Indec, y durante todo el macrismo fue uno de los rubros que más incrementó, poniendo en riesgo la supervivencia de grandes mayorías de la población que destinan un porcentaje muy alto de su salario solo a comprar productos alimenticios.  

El cuarto lugar es para Alberto Roemmers con 2800 millones de dólares quien controla cinco de los diez medicamentos más vendidos y conservan el 44% de las acciones de Gador, el cuarto laboratorio más importante del país. Cerca de él, en el puesto número 7 se encuentra otro magnate de la industria farmacéutica, Hugo Sigman y su esposa Silvia Gold, con 2400 millones de dólares.

Los laboratorios son los que establecen los precios para los medicamentos, un bien esencial para la salud y que afecta principalmente a ciertos sectores como las y los jubilados y aquellas personas que tienen que hacer tratamientos prolongados o que tienen enfermedades crónicas. Según el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) la inflación de los medicamentos entre mayo del 2015 y enero del 2020 alcanzó a 455% e incluso con la cobertura de PAMI ascendió a 338,1%.

En un contexto de pandemia a nivel mundial el rol de los laboratorios es fundamental, pero son conocidos los casos en los que los empresarios priorizan sus ganancias antes que la salud de la población.

En quinto lugar se encuentra Jorge Pérez con 2600 millones de dólares, quien es dueño de Related Group que se dedica al negocio inmobiliario. En los 80 se convirtió en el constructor más importante de Miami, lleva desarrolladas más de 90 mil unidades de condominios y edificios residenciales, y en Argentina es conocido por proyectos que desarrolla en Puerto Madero.

Mientras hay empresarios que se llenan los bolsillos con la especulación inmobiliaria, en Argentina más de 6 millones de personas cuentan con un saneamiento inadecuado en sus viviendas. Esto quiere decir que no poseen baño, lo tienen fuera del terreno o lo comparten con otras casas, a su vez el desagüe no se encuentra conectado a la red pública ni tampoco a cámara séptica. Por otro lado, 1.200.000 de personas deben acceder al agua fuera de sus viviendas, siendo que este es un bien indispensable para mantener la higiene y combatir la expansión del COVID-19.

Estos son sólo algunas de las personas más poderosas de la Argentina. Sus abultadas ganancias contrastan con el 35,5% de pobres que apenas llegan a cubrir sus necesidades básicas y que con esta crisis se verán condenados a apenas sobrevivir. A su vez, esa tendencia se replica a nivel mundial, donde el 1% más rico tiene más del doble de la riqueza que puede llegar a acumular el resto de la humanidad.

Es a destacar además, que la mayor parte de esas fortunas que amasan unos pocos no la han conseguido trabajando por sus propios medios. Muchos han heredado esas sumas millonarias conseguidas a partir de negocios turbios y fraudulentos con los Estados. Por eso, se deben implementar medidas urgentes para que las y los empresarios dejen de pensar en cómo maximizar sus ganancias y que el ajuste caiga sobre sus hombros y no sobre los que menos tienen.

 

 

 

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS