jueves 23 de enero de 2020 - Edición Nº721
Frente de Organizaciones en Lucha » Niñez/Juventud » 17 dic 2019

Rosario

Jardín popular “El Circulo de la Niñez”: un espacio que crece como respuesta a la desocupación y la pobreza

Desde hace poco más de un año 70 personas llevan adelante las tareas de cuidado de más de 90 niños y niñas. La autogestión y el trabajo cooperativo son fundamentales para sostenerlo.


El jardín popular El Circulo de la Niñez que pertenece al Frente de Organizaciones en Lucha funciona hace más de un año de manera autogestiva y cooperativa. El espacio da trabajo a 70 personas, que se organizan por turnos para cuidar a más de 90 niños y niñas de distintos barrio de la ciudad de Rosario.

Las cuidadoras que trabajan allí se organizan por turnos para poder brindarles a los chicos y chicas la atención necesaria, mientras que otras llevan adelante la tarea de cocina para poder servir el desayuno, el almuerzo y la merienda. Además se realizan diversos talleres como manualidades, música, apoyo escolar, folclore y títeres, con el objetivo de que pasen una jornada divertida, pero que además puedan aprender y complementarse con las tareas de la escuela.

Paola, es la delegada del espacio, y contó que vienen realizando algunas capacitaciones como por ejemplo la de RCP, para aprender sobre primeros auxilios ya que es fundamental cuando se trabaja con la infancia. Además algunas compañeras han viajado a Buenos Aires para reunirse con otras trabajadoras de los espacios de niñez del FOL y capacitarse en cuestiones pedagógicas y lúdicas.

Las trabajadoras del espacio se encuentran enmarcadas en los programas Hacemos Futuro y Salario Social Complementario pertenecientes al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Por dicho programa perciben un salario de 8500 pesos, lo cual las ubica por debajo del nivel de indigencia y a su vez el Estado no destina recursos suficientes para garantizar la comida y los diversos materiales que se requieren.

Para abordar estas falencias, el trabajo cooperativo, solidario y a pulmón que realizan las integrantes del jardín son los pilares fundamentales. A través de la asamblea se toman las decisiones, se organizan las horas de trabajo, la distribución de tareas y la utilización de los pocos recursos que pueden arrancarle al Estado mediante la lucha.

Cabe destacar que, la ciudad de Rosario registró un índice de pobreza del 35,5% en el primer semestre del 2019 según datos del Indec, lo cual significa que 466.123 personas son pobres, y de ellas 74.712 son indigentes. “La situación económica es malísima, una ve cómo están los chicos y te das cuenta que no la están pasando nada bien. Se ve que hay chicos que no comen y que tienen todo tipo de carencias” afirmó Paola.

A su vez, el índice de desocupación llegó al 15,2% en el tercer trimestre del 2019, y afecta de manera específica y particular a la juventud y las mujeres; En el caso de ellas llega al 16,1% contra el 14,6% de los varones, a lo que se suma que los trabajos considerados “femeninos” son siempre los peores remunerados y los que se encuentran en condiciones más precarias. Por lo cual, la creación del jardín popular es fundamental, por un lado porque genera puestos de trabajo, y por otro porque aquellas que no tienen su puesto laboral ahí tiene un espacio para dejar a sus niños/as y así tener más posibilidades de sostener otro empleo.

Desde el FOL elaboraron un programa que consta de 10 puntos de propuestas para salir de la crisis que vive el país en la actualidad. Uno de esos ejes tiene que ver con el reconocimiento de las tareas de cuidado que realizan las mujeres y las disidencias sexuales, y que en general se encuentra mal pago o directamente no perciben un salario a cambio. En ese marco, el reconocimiento de los jardines populares como espacios de acompañamiento y formación para niños/as y jóvenes, son fundamentales para consolidar los trabajos que se sostienen a pulmón.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS