sábado 24 de agosto de 2019 - Edición Nº569
Frente de Organizaciones en Lucha » Comunicados » 10 ago 2019

PASO 2019

Desde la calle y en la lucha, llamamos a votar al Frente de Izquierda – Unidad en las próximas PASO

Reafirmamos la necesidad de apuntar a que la izquierda gane lugares en el escenario electoral con el fin de que las luchas y movilizaciones populares tomen mayor alcance en términos de masas, así como las referencias anticapitalistas y feministas que se construyen en el día a día. Cualquiera de estos intentos será en vano si no somos consciente que la lucha central y estructurante es la que brota de abajo, de los barrios, los lugares de trabajo, las calles y la organización.


Como movimiento social no somos indiferentes a la coyuntura electoral que atraviesa el país y en la cual se definirá el próximo gobierno para los cuatro años venideros. El arribo de Mauricio Macri al poder fue acompañado en paralelo por el surgimiento de figuras derechistas como Jair Bolsonaro en Brasil o Donald Trump en los Estados Unidos, quienes se han expresado abiertamente por un triunfo de la fórmula Macri-Pichetto.

Sus elogios a las políticas entreguistas de Cambiemos dista bastante con la realidad que se fue construyendo para las mayorías en el país. La era macrista no pasó desapercibida para las clases populares, que debimos afrontar una mayor precarización en los niveles de vida a partir de los cientos de miles de despidos en el sector privado y estatal, una inflación que en cuatro años superó el 200% o el desguace ininterrumpido de las políticas sociales y de género, así como la creciente judicialización de la protesta y la represión (las fuerzas de “seguridad” asesinan a una persona cada 21 horas). Todo esto mientras endeudaron al país en casi u$s200mil millones, colocando a la Argentina bajo la tutela el FMI y viendo como los dólares que entraban se fugaban. Los números son claros y contundentes; con el macrismo no hay futuro posible.

“Si ganamos iremos en la misma dirección, pero lo más rápido posible”, fueron las palabras elegidas por Macri para anticipar lo que le espera a lxs trabajadorxs argentinos con un triunfo de “Juntos por el cambio”.

Por todo esto, no solo enfrentamos al macrismo en la calle durante estos cuatro años, sino que también llamamos a rechazar esta perspectiva en los comicios próximos, siendo conscientes que las elecciones representan un movimiento táctico válido pero que nuestra pelea estratégica se encuentra en la lucha y organización, desde abajo y a la izquierda.

Por otro lado, cumple un rol preponderante en estas elecciones la presentación de la fórmula “Frente de Todos”, encabezada por Alberto Fernández y Cristina Fernández (F-F). Más allá de las promesas de campaña, el candidato presidencial realizó afirmaciones poco felices para los intereses de las mayorías populares. Por un lado, ratificó el pago de la deuda y el mantenimiento del acuerdo con el FMI, cuestión que condena a las mayorías populares a mantenerse bajo la sombra del ajuste por varios años más. Sin duda consideramos que “la deuda es con el Pueblo” y no con las grandes corporaciones internacionales. A su vez, el haber señalado que no avanzará en la discusión sobre la legalización del Aborto legal, seguro y gratuito representa una negación de un movimiento de mujeres que viene peleando por políticas públicas que impidan que las mujeres mueran en la clandestinidad. Sin más, Fernández adelantó una tregua con las corporaciones mediáticas (Grupo Clarín, entre otros) y la burguesía agraria.

¿Son todo lo mismo? Sin dudas que no. Muchas organizaciones con las que nos hemos encontrado en la calle estos últimos 4 años se encuentran apoyando uno de estos proyectos. Además, el mismo genera genuinas esperanzas en amplios sectores populares. Ahora bien, sí entendemos que en ninguna de las variantes principales se encuentra una salida a los vencimientos de deuda que ahogarán al país en los próximos años. De ello depende la suerte de gran parte de la población.

Romper con el FMI, oponerse a la reforma laboral y jubilatoria, así como ser parte del movimiento de mujeres que pugna por el derecho al Aborto legal, seguro y gratuito son algunos de los ejes que entendemos centrales para los tiempos que vienen. ¿Quién puede creer que la prioridad debe ser devolver u$s50mil millones que se utilizaron para financiar la fuga de capitales mientras hay pueblos sin agua potable? ¿Quién puede creer que la prioridad sea no dividir la sociedad” cuando miles de mujeres han muerto en la clandestinidad? Nuestros derechos, nuestras prioridades, las conquistaremos en la calle.

¿Y nosotrxs qué?

Frente a este panorama, desde el Frente de Organizaciones en Lucha reafirmamos nuestro apoyo al Frente de Izquierda – Unidad. Más allá de nuestras diferencias, acompañamos un programa que pone en primer término las reivindicaciones de la clase obrera por sobre la de los empresarios y el capital financiero. Además, saludamos la apertura del Frente de Izquierda al MST y a Poder Popular, este último espacio compuesto por compañerxs con lxs que desde hace años venimos haciendo un recorrido común de lucha y organización.

Como crítica a varias expresiones de izquierda, de la que nos sentimos parte, entendemos que muchas veces quedan relegados aspectos como la autoactividad de las masas o los planteos unitarios con todos los sectores que se encuentran en la calle, es decir apostar a construir una unidad de acción contra el ajuste y las políticas macristas. 

En ese marco, y más allá de acompañar la lista unitaria de la izquierda, entendemos necesario que los sectores del campo popular se mantengan movilizados y en la calle, construyendo la más amplia unidad para enfrentar las políticas de ajuste actuales o venideras. El 14 y 18 de diciembre de 2017, así como la resistencia contra el Presupuesto de ajuste en octubre de 2018, marcan el camino de la resistencia a los embates de la clase dominante.

Por todo esto, reafirmamos la necesidad de apuntar a que la izquierda gane lugares en el escenario electoral con el fin de que las luchas y movilizaciones populares tomen mayor alcance en términos de masas, así como las referencias anticapitalistas y feministas que se construyen en el día a día. Cualquiera de estos intentos será en vano si no somos consciente que la lucha central y estructurante es la que brota de abajo, de los barrios, los lugares de trabajo, las calles y la organización.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS